Cuando quedas con un amigo que quiere contarte sus problemas cómo reaccionas: ¿escuchas tranquilamente o inquieto esperas que acabe para que puedas compartir tu experiencia?
Stephen Covey explica que siempre deberíamos escuchar, evitar dar consejos y no compartir nuestra experiencia cuando nos viene un amigo para contar lo que le preocupa. En cambio Keith Ferrazzi recomienda que nos involucremos al máximo: dando consejos, ayudando, explicando lo que nos había pasado.
¿Qué estrategia es mejor?
Supongo que ninguna, o las 2 a la vez y que dependerá mucho de nuestro amigo.
Pero esto no pasa en una relación de coach- cliente. Porque siguiendo una de las reglas de coaching que dice: el cliente es el mejor experto de su vida, el coach nunca debería dar consejos. ¿Y no sería igual con nuestros amigos? ¿No son ellos quienes conocen mejor su situación, sus capacidades, limitaciones etc.? Solamente a veces no son capaces de verlo…