Los hombres están impacientes por mejorar sus circunstancias, pero son poco los que están dispuestos a mejorarse; por lo tanto siguen estando en las mismas circunstancias.

James Allen

Muchas veces escucho decir: a ver si cambian las cosas, espero que mejore la vida, necesito que se acabe la crisis, …

¿Y tú? ¿Has oído también éstas palabras o, quizá, eres tú quien las dice? Entonces me gustaría que reflexiones si estás en actitud de espera para que las cosas cambien o estás haciendo algo para que cambien tus circunstancias personales.

Es cierto que se hace necesario reconocer, aceptar y fluir con las situaciones que suceden a nuestro alrededor. ¿Significa eso que te sientes a esperar a ver qué llega? No. Significa que: te conectes con tu interior, te enfoques en las posibles soluciones, elijas un camino desde el corazón, realices las acciones necesarias para cumplirlo y, además, aceptes el resultado sea o no el esperado.

Los cambios llegarán, ya sabes “lo único inmutable es el cambio”. Ahora bien, para que realmente te permita mejorar tu vida, para que de verdad sea positivo para ti, para que tú tengas algo que decir es único camino es tomar parte activa en el proceso.

Hoy sólo 2 pasos, tan básicos como cruciales:

1. Deja de quejarte y esperar que las circunstancias cambien.

2. Decide qué vas a hacer tú para cambiarlas y hazlo.

Una cosa más, repite estos pasos tantas veces como sea necesario. Tú puedes cambiar tu forma de enfrentarte a la adversidad aunque ésta esté presente. Y si persiste sigue luchando.

_____________________________________________________________________

Susana García Gutiérrez – Coach Profesional

1ª Coach de Familias Monoparentales

http://www.coachingatualcance.com/