“Se esclavo de tus palabras y dueño de tu silencio”

“Dícen que hablar es plata, oro en cambio escuchar”

“El silencio no tiene límites, los pone la palabra”

“Hable el sabio y escuche el discreto y prudente”

“Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento”

“Una persona aburrida y triste es la que habla cuando deseas que te escuche”

“Cuando hables procura que tus palabras sean más hermosas y útiles que tu silencio”

“El que por mucho tiempo habla, debe afrontar las consecuencias de sus palabras, nada más justo que conocerse al escucharse y nada más oportuno que cambiar en el silencio”

“Si para saber escribir bien hay que leer en abundancia, para aprender a hablar hay que saber y  querer escuchar”

“Aquellos que fueron vistos bailando fueron tomados por locos por aquellos que no sabían escuchar la música”

“Valor es lo que se necesita para levantarse y hablar; pero también es lo que se requiere para sentarse y escuchar” 

“Si quieres ser sabio, aprende a interrogar razonablemente, a escuchar con atención, a responder serenamente y acallar cuando no tengas nada que decir”

“Nada de lo que diga hoy me enseñará algo nuevo, si he de aprender será escuchando”

“Cuando alguien desea realmente algo el universo entero conspira para que lo logre. Solo basta con aprender a escuchar los latidos del corazón y a descrifar un lenguaje que va más allá de las palabras, el que muestra lo que los ojos no pueden ver”

“Lo importante no es escuchar lo que se dice, sino averiguar lo que se piensa y siente”

“Así como hay un arte de bien hablar, existe un arte de bien escuchar”

“Nunca es igual saber la verdad por uno mismo que tener que escucharla por otro”

“A la mayoría de las personas prefiero darles la razón rápidamente antes que escucharlas”

“La lectura es la gran proveedora de argumentos, la clave para que los demás te escuchen”

“Cuatro características corresponden al juez: escuchar cortésmente, responder sabiamente, ponderar prudentemente y decidir imparcialmente”

“Cuando vayas a hablar con una chica, no le hables sobre lo que te gustaría a tí hablar, sino sobre lo que a ella le gustaría escuchar”

“Las mujeres prefieren a los hombres silenciosos, creen que las están escuchando”

“Cuando un amigo te pide un consejo, en realidad no quiere escucharte, sino desahogarse contandote su pena, escucharlo para él es como si dieras el mejor consejo”

“La diligencia en escuchar es el más breve camino hacia la ciencia”

“Saber escuchar es el mejor remedio contra la soledad, la locuacidad y la laringitis”

“Si quiere saber lo que los otros dícen realmente, mírelos, no sólo los escuche”

“Hay que escuchar a la cabeza, pero dejar hablar al corazón”

“De tanto escuchar que la felicidad esta en mí, me da flojera escuchar. A ver búscala en tí y yo sabré qué tan fácil es escribir”

“No voy a dejar de hablarle sólo porque no me esté escuchando. Me gusta escucharme a mí mismo. Es uno de mis mayores placeres. A menudo mantengo largas conversaciones conmigo mismo, y soy tan inteligente que a veces no entiendo ni una palabra de lo que digo”

“Si los hombres han nacido con dos ojos, dos orejas y solamente una boca es porque se debe escuchar y mirar dos veces antes de hablar”

“El silencio es tanto compañero del maestro como del aprendiz, pero mientras uno lo escucha el otro le habla”

“Nada es fácil ni tan útil para comprenderse como escuchar mucho”

“Aprende a escuchar y sonrie al hablar si quieres agradar” 

“Lo mejor que puedes hacer para motivar a una persona es escucharla”

“Si escucho, olvido; si veo, aprendo; pero si lo hago, lo comprendo”

“Tu corazón es libre, ten el valor de escucharlo”

“Hay que escuchar a la razón, pero dejar hablar al sentimiento”

“Si el hombre dice justicia, venganza es lo que se escucha”

“La buena conversacion no consiste en decir cosas ingeniosas, sino en saber escuchar tonterias”

“El sabio no suele hablar mucho, aunque siempre escucha”

“A veces hay que cubrir la boca del corazón con las manos para escuchar la razón”

“Si mi alma no murió de hambre, aún tiene algo que decir. Y si tiene algo que decir, debo escucharla. Porque no tengo a nadie más con quien hablar”

“Algunos oyen con las orejas, otros con el estómago, muchos con el bolsillo y casi todos no escuchan en absoluto”

“No hay peor sordo que el que no puede oír; pero hay otro peor, aquél que por una oreja le entra y por otra se le va”

“Del escuchar procede la sabiduría, y del hablar el arrepentimiento”

“No es más sabio el que más habla, si no el que mas escucha”

“Para saber hablar es preciso saber escuchar”

“El que no sabe escuchar, no sabe sentir” 

“No es que no haya quien te escuche, lo cierto es que tu no permites que se te escuche porque no dejas de hablar por lo tanto no dispones de tiempo para respirar en consecuencia para vivir”

“Callando se aprende a oír; Oyendo se aprende a hablar; Hablando se aprende a callar”

“No escuches a los amigos cuando el amigo interior te dice: ¡Haz esto!”

un abrazo. Mari Cruz

Fuente: Cruz Coaching