No se podrán llevar la música nadie nos la podrá robar …

se halla en nuestro interior.

No podrán decidir nuestra actitud

ni qué, ni a quién amamos,

ni cómo amamos, 

este poder es nuestro.

Hemos escogido ser y hacernos.

Lo que ahora somos, y lo que podemos ser, 

no es cosa de los demás, 

ni su culpa …

es nuestra responsabilidad.

Tenemos todo un mundo

interior y exterior

para explorar y compartir,

lo podemos destruir o lo podemos mejorar …

este reto es nuestro.

Los límites

son cosa nuestra,

crear o destruir

crear o destruirnos…

Esta elección es nuestra.

¡No podrán quitarnos la música!

Cuando álguien toca mi vida es una bendición.

Cuando toco la vida de álguien es un honor.

Cuando logro que otros toquen sus propias vidas

disfruto de un placer indescriptible.

Un abrazo. Mari Cruz

Fuente: Cruz Coaching